(AP)
(AP)

La respaldó hoy a Ecuador ante la amenaza de Gran Bretaña de allanar su embajada en Londres para detener al fundador de WikiLeaks, , al tiempo que reivindicó la figura del asilo diplomático en una declaración de siete puntos.

En una reunión que apenas duró 20 minutos, los cancilleres y delegados de los países miembros del organismo regional aprobaron por unanimidad el documento que "condenó la amenaza del uso de la fuerza entre los Estados", y reiteró la vigencia de los principios consagrados en el derecho internacional.

La Declaración de Guayaquil reiteró "el derecho soberano de los Estados de conceder asilo", así como la vigencia de dicha figura para "proteger los derechos humanos de las personas que consideran que su vida o integridad física se encuentra amenazada".

El documento confirmó, además, el principio del derecho internacional por el cual "no puede invocarse el derecho interno para no cumplir una obligación" contemplada en acuerdos mundiales.

La exhortó a las partes a buscar "el camino del diálogo y la negociación directa" a fin de encontrar una solución "mutuamente aceptable".

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, resaltó la importancia del pronunciamiento de Unasur, que expresa, dijo, la "voluntad de abogar por la paz, por la concordia y por el respeto al derecho internacional".

Patiño aseguró que su país aún no ha decidido llevar el tema ante las Naciones Unidas, pues se esperará conocer la resolución que adopte la Organización de Estados Americanos (OEA) en la sesión extraordinaria convocada para el viernes.

Unasur se sumó así al pronunciamiento de los países de la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA), que el sábado se solidarizaron con Ecuador en una reunión donde también ratificaron la inviolabilidad de cualquier sede diplomática en el mundo en una declaración suscrita en Guayaquil.

El bloque sudamericano lo integran Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam y Venezuela.