Protestas violentas en Kiev aún continúan. (EFE)
Protestas violentas en Kiev aún continúan. (EFE)

El Parlamento de aprobó la amnistía, pero para que entre en vigor exige la liberación de los edificios públicos tomados por la oposición al régimen.

Pese a ello, los opositores al presidente anunciaron que seguirán con sus protestas en la plaza de la Independencia (Maidan) de Kiev, donde miles de personas desafiaron hoy gélidas temperaturas de hasta 23 grados centígrados bajo cero y se niegan a abandonar ninguno de los edificios ocupados.

El grupo opositor encabezado por el excampeón mundial de boxeo Vitali Klitschko boicoteó la votación de la amnistía en la tarde del miércoles y exige la liberación sin condiciones de todos los detenidos.

La Fiscalía general cifró hoy en 234 los manifestantes detenidos en todo el país, de los que 140 están en prisión preventiva o bajo arresto domiciliario. Se espera que todos se vean beneficiados por la amnistía aprobada en la noche del miércoles.

Se conoció que el presidente Yanukovich tuvo que ser llevado al hospital por sufrir una fiebre muy alta. El mandatario padece "una dolencia respiratoria aguda acompañada de fiebre", aseguró un comunicado de su oficina, sin especificar cuándo volverá al trabajo.

En un escrito publicado hoy en el diario alemán "Bild", Klitschko reclamó sanciones de la Unión Europea (UE) contra el presidente. Entre otros reclama que se le prohíba entrar en la UE mientras no se elimine la controvertida ley anti manifestación y no se haya firmado la liberación de los manifestantes.

"Tengo la sensación de que este hombre nos quiere engañar y solo intenta ganar tiempo para él y para su sucia política. Sin embargo, no lo permitiremos. Y esperamos que la UE imponga una prohibición de entrada contra Yanukovich y sus representantes de las instituciones hasta que el presidente no retire su ley dictatorial", escribió.

En Bruselas, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y el primer ministro polaco, Donal Tusk, anunciaron que trabajarán por la continuación del diálogo entre gobierno y oposición.

Por su parte, el Consejo de Europa condenó la , pero señaló que de momento no sancionará a los diputados ucranianos. Solo en caso de un desalojo violento de la plaza Maidan se estudiaría si retirar el derecho de voto a los diputados ucranianos de ese consejo con sede en Estrasburgo, al que pertenecen 47 países de Europa, entre ellos Ucrania y Rusia.

Los parlamentarios de esos dos países criticaron "la estrechez de miras de los europeos" que quieren obligar a Kiev a decidir entre Bruselas y Moscú.

Las protestas de la oposición estallaron en noviembre, cuando . Klitschko y el ex ministro de Exteriores Arseni Yazeniuk acusaron al gobierno de quitarle al pueblo un posible futuro dentro de la UE.