(Reuters)
(Reuters)

Al menos 60 personas murieron y muchas más han desaparecido en el naufragio de una embarcación que llevaba inmigrantes ilegales en la costa turca del , según indicaron las autoridades locales.

Tahsin Kurtbeyoglu, gobernador de Menderes, dijo que 31 de los muertos eran niños, incluyendo tres bebés. La mayoría de los emigrantes eran palestinos.

También se informó que la embarcación se había hundido cerca del amanecer a apenas 50 metros de la costa turca. Los rescatistas desconocen el paradero del barco.

Hasta el momento, 46 personas han sido rescatadas con vida, incluido el capitán de la embarcación y su asistente. Los sobrevivientes se encuentran en buenas condiciones de salud.

El emplazamiento de como puente entre Europa y Asia, así como su relativa riqueza comparada con sus vecinos, la convierten en un destino y lugar de tránsito habitual para los inmigrantes que llegan desde el África subsahariana o desde el sureste asiático.