(AP)
(AP)

anunció que los turistas que visiten la en los próximos años serán limpiados, desempolvados y enfriados con el objetivo de proteger los frescos pintados en ella por hace 500 años y que corren grave peligro por el gran número de visitas que reciben.

Antonio Paolucci, director de los Museos Vaticanos, informó al diario sobre los cambios que se realizarán a inicios de 2013 para preservar las pinturas del lugar, reportó la agencia Europa Press.

Al menos cinco millones de personas llegan por año a la Capilla Sixtina y hasta 300,000 al día. Los especialistas en conservación establecieron que los visitantes están causando graves daños en los frescos porque van cargados de polvo y su presencia altera la temperatura de la sala.

El Vaticano tiene previsto instalar en la entrada de la Capilla Sixtina unas alfombras especiales para limpiar los zapatos a los visitantes y unos potentes aspiradores que absorban las peligrosas partículas de polvo de la ropa.

Los turistas también pasarán por una sala en las que se les reducirá la temperatura corporal y el nivel de humedad.