Tifón ‘Usagi’ a su paso por provincia china de Guangdong. (AFP)
Tifón ‘Usagi’ a su paso por provincia china de Guangdong. (AFP)

El tifón 'Usagi' causó graves daños en el sur de China y en Filipinas y dejó al menos 52 muertos, informaron hoy las autoridades, que destacaron que es el más fuerte en lo que va de temporada.

'Usagi' causó lluvias torrenciales, fuertes vientos e inundaciones. En China, donde azotó la costa desde anoche, causó 25 muertes, mientras que en Filipinas dejó 27.

En el sur de China, más de 8,500 casas quedaron destruidas y los daños directos fueron estimados en más de 7,000 millones de yuanes, unos 1,147 millones de dólares, según la agencia Xinhua.

En la provincia de Guangdong tuvieron que ser evacuadas 226,000 personas y hay cinco millones de afectados.

'Usagi' (Conejo del cielo) tocó la costa con enorme potencia en la noche del domingo cerca de la ciudad de Shanwei, al norte de Hong Kong.

"Es el peor tifón que he visto nunca. Terrible", aseguró Luo Hailing, empleado de una gasolinera en Shanwei. "Por suerte habíamos tomado precauciones".

"Las olas eran de hasta dos metros de altura", indicó el dueño de un restaurante de pescado cercano a la playa en Nanao, cerca de Shantou. "Mi restaurante está completamente bajo el agua", señaló a la agencia dpa, al tiempo que añadió que no hay luz desde ayer.

La tormenta cortó temporalmente el abastecimiento de agua y electricidad. Se suspendió la circulación en unas 50 conexiones de trenes y también se cancelaron cientos de vuelos en la zona sur del país. Tan solo en Hong Kong hubo 350 cancelaciones.

Las escuelas permanecen cerradas en 14 ciudades de Guangdong, entre ellas las metrópolis de Guangzhou, Shenzhen y Zhuhai. La tormenta alcanzó vientos de hasta 160 kilómetros por hora.

Como a su paso por Filipinas 'Usagi' llegó a ser calificado como el "supertifón", las autoridades de China estaban en alerta. Se ordenó a decenas de miles de barcos pesqueros volver a los puertos y se rebajó el nivel de funcionamiento de cuatro de los seis reactores atómicos de la central de Dayawan, en Guangdong.

Ahora se espera que a medida que avance en tierra su intensidad baje a la de tormenta tropical.