El yerno real enfrenta una situación que se va complicando más. (Reuters)
El yerno real enfrenta una situación que se va complicando más. (Reuters)

Varios de los testigos incluidos en la investigación judicial abierta a , a quien se imputan varios cargos de corrupción, complicaron más su situación al afirmar que sus empresas firmaron contratos con él por ser el yerno del rey de .

Urdangarín y su socio Diego Torres se habrían embolsado 5.8 millones de euros (unos US$7,5 millones) de fondos públicos entre 2004 y 2007.

El imputado, casado con la hija menor del rey de España, mediante su instituto Nóos, habría firmado junto a su socio contratos con numerosas sociedades privadas, entre ellas varios clubes de fútbol.

Juan Bautista Soler, expresidente del club , dijo en noviembre pasado a la Policía que se sintió obligado a dar dinero al Instituto Nóos porque era Iñaki Urdangarin quien se lo pedía.

Similar fue el testimonio del presidente del , Fernando Roig, quien dijo que encargó al Instituto Nóos un estudio sobre el valor de poner auspicios a su estadio de fútbol "básicamente porque Iñaki Urdangarin era su presidente".

Roig dijo además que Urdangarin y Torres valorizaron este servicio en 696,000 euros (US$900,000). "A cambio de ese dinero, Nóos entregó un informe de trece páginas en el que se aseguraba que el Villarreal podía obtener entre 3,6 y 3,8 millones de euros por esta modalidad", declaró.

Pero la mayor parte del dinero que habría desviado Urdangarín provino de fondos públicos, y la Fiscalía Anticorrupción española lo estimó en 5,8 millones de euros (unos US$7,5 millones), que proceden de los gobiernos regionales de y de las .

El método descrito por la Fiscalía consiste en que el Instituto Nóos se hacía de licitaciones sin concurso previo, y luego encomendaba los trabajos necesarios a empresas pequeñas de los propios Urdangarín y Torres.

Además, estos habrían tejido una estructura societaria en el paraíso fiscal de y en el , a donde habrían enviado al menos 909,940 euros (alrededor de US$1'176,09).

Los delitos que se le imputan al esposo de la infanta Cristina son malversación, fraude, falsedad documental y prevaricación respecto a sus actividades frente al Instituto Nóos. Debido a esto, la Casa Real decidió suspender a Urdangarín de los actos oficiales el mes pasado por su comportamiento "no ejemplar".