El año pasado se convirtió en el primer país del sudeste de Asia en legalizar la con fines médicos, uniéndose así a países como Canadá, Australia, Israel o más de la mitad de los estados de Estados Unidos.

Este sábado este país celebra con emoción esta incorporación al circuitos del consumo medicinal celebrando la primera gran fiesta de la marihuana, en un festival  denominado Pan Buriram (Buriram Strain). Este es un importante acontecimiento para esta ciudad situada a unas cinco horas al noreste de Bangkok.

Durante el inicio de la festividad, el último viernes, se vivió un ambiente de cautela y emoción entre los asistentes, quienes se han mostrado conformes con la decisión del gobierno de ordenar legalización de la marihuana medicinal en Tailandia, la misma que es dirigida por una junta militar.

Hasta la festividad también llegó la policía armada que podía ser vista por el festival merodeando mientras sonaban canciones de Bob Marley. Los vendedores, en tanto, ofrecían a los asistentes papel de fumar y pipas. El olor penetrante de la marihuana flotaba en todo el recinto.

En esta festividad también se desarrollan talleres y conferencias sobre el cultivo y cuidado de esta planta. Los ponentes tienen como fin explicar sobre las cuatro variedades de cannabis, y sobre los controles de calidad de las cosechas de marihuana. También se ofrecen abonos, así como equipos de iluminación y de invernadero para quienes buscan cultivar la planta.

Se prevé que el mercado mundial alcance los miles de millones de dólares en una década, pero la lentitud de la implantación de la medida en la legislación tailandesa está muy por detrás del entusiasmo que ha suscitado su legalización. La clausura de este festival será este domingo.

Con información de AFP.

TAGS RELACIONADOS