Foto del pasado 8 de enero. Reservistas del ejército suizo llegan a la base militar de Moudon antes de ser desplegados para apoyar a los hospitales públicos en la batalla contra la segunda ola de Covid-19. (Foto: Fabrice Coffrini)
Foto del pasado 8 de enero. Reservistas del ejército suizo llegan a la base militar de Moudon antes de ser desplegados para apoyar a los hospitales públicos en la batalla contra la segunda ola de Covid-19. (Foto: Fabrice Coffrini)

El ejercito ha decidido este año que más de 15.000 reclutas, hombres y mujeres, inicien su servicio militar desde sus hogares. Esta iniciativa se da para salvaguardar la buena salud de todos los soldados y para prevenir que entre ellos pueda haber casos de covid-19 y estos no tengan la capacidad de gestión suficiente para todos los reclutas.

MIRA: Coronavirus: España descarta un nuevo confinamiento general ante la tercera ola

“Es bastante novedoso”, admite Daniel Reist, representante del ejército suizo, contactado por la agencia AFP, pero en estos tiempos de pandemia “se ha adoptado esta solución ideal”.

La milicia es considerada el cimiento de la nación y está estructurada como una tropa dirigida por miles de profesionales que brindan apoyo y formación a millones de reclutas que deben cumplir cuatro meses de servicio e instrucción para posteriormente realizar entrenamientos anuales de tres semanas.

Ante todas estas actividades, sería un riesgo recibir a todos en medio de esta pandemia, por ello, la entrada física a la escuela de reclutas se ha escalonado para así garantizar que cualquier soldado infectado por coronavirus sea atendido de forma óptima, aplicando todas las medidas correspondientes al aislamiento y cuarentena, explicó el departamento federal de Defensa en un comunicado.

Adiestramiento online

Los denominados “reclutas sanitarios” son uno de los primeros grupos cuya movilización es más urgente para reforzar las tropas desplegadas en los hospitales suizos, por ello desde el lunes se incorporarán a las casernas.

Sin embargo, entre 5.000 de los 15.000 reclutas comenzarán su adiestramiento en casa durante tres semanas, antes de tener acceso a la caserna. Esta formación es una especie de “teleservicio militar” así lo denominó el diario Le Temps en un artículo titulado “La llegada del militar de sofá”.

El programa trata de un adiestramiento a distancia a través de un ordenador en donde los reclutas verán temas teóricos desde sus pantallas, explicó Reist. “Partimos del principio de que alguien que sigue las lecciones con seriedad necesita seis horas de teletrabajo al día”, señala el portavoz.

Los temas establecidos parten desde el funcionamiento de su arma de servicio, hasta el reglamento militar o la protección sanitaria, pasando por los capítulos sobre armas bacteriológicas y químicas. Además, el programa también incluye entrenamiento deportivo, al que el soldado deberá dedicar cuatro horas por semana.

Este proceso de tres semanas se contabilizará en los días de servicio cumplido y serán jornadas de instrucción remuneradas. A su llegada a las casernas, tres semanas después, los reclutas serán evaluados con exámenes teóricos y prácticos para comprobar su destreza en los conocimientos impartidos de forma online. Los soldados que no aprueben las pruebas no dispondrán de permisos para salir.

Guerra desde el sofá

Algunos cibernautas encuentran amena la iniciativa, hasta la han denominado “la guerra desde el sófa”.

Sin embargo, para el presidente de la sociedad suiza de oficiales, Stefan Holenstein, el dispositivo para impartir el adiestramiento es un poco insustancial y en declaraciones para Le Temp dijo: “Entiendo que actualmente se tenían que hacer concesiones poco convencionales, pero soy escéptico. El servicio militar tiene un carácter práctico y social que no puede sustituirse con el e-learning”.

Por otro lado, al militar le preocupa la falta de control es este tipo de formación, y menciona que a pesar de que existen algunas reglas y el sistema registra y detecta si alguien nunca ha ingresado, “No podemos jugar a los policías”, acotó.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus en Perú: 79% teme volver a contagiarse