Su población no está aislada y los negocios siguen funcionando. Los niños siguen yendo a la escuela y al parque, y los adultos pueden ir a los gimnasios, restaurantes, bares, cines y teatros. Mientras medio planeta vive confinado, Suecia mantiene un ritmo de vida casi normal. Convive con el , pero no ha optado por el confinamiento.

MIRA: Modelo de prevención de contagio sueco tambalea ante el alarmante balance de contagios

El país, sin embargo, no vive como si nada hubiera pasado. El Gobierno sueco ha puesto en manos de la prestigiosa Agencia de Salud Pública, dirigida por el epidemiólogo Anders Tegnell, su estrategia para enfrentar el COVID-19, la cual es inusual y se basa en recomendaciones de aislamiento social y la confianza en que la población acatará las medidas. Así, las universidades han suspendido las clases, se han prohibido las reuniones de más de 50 personas y las visitas a asilos de ancianos. Mucha gente trabaja desde su casa y el transporte público se ha reducido porque la mayoría optó por la bicicleta. Y mientras tanto las fronteras siguen abiertas.

Tegnell ha dicho que su estrategia nunca apuntó al corto plazo sino que buscó que sirva en el tiempo, y aunque inicialmente aseguró que no se buscaba la “inmunidad de rebaño” (dejar que se infecten muchas personas para generar inmunidad colectiva), ahora dice que un 30% de los pobladores de Estocolmo ya habría logrado esa inmunidad y pronto se empezará a notar la disminución de contagios.

En este país escandinavo la estrategia funciona porque los suecos respetan a su autoridad sanitaria, la cual goza de una credibilidad del 70%. Además, Suecia tiene a su favor el elevado nivel intelectual de su población –con solo 1% de analfabetismo–, que entiende la importancia de mantener el distanciamiento para cuidar su salud. La prueba de ello es que en Semana Santa, cuando se les pidió que no viajen para prevenir contagios, el 90% hizo caso a la recomendación.

Mira también:

Pero eso no es todo, en Suecia, dos de cada cuatro ciudadanos viven solos, por lo cual el riesgo de contagio es menor. Además, ellos no tienen que hacer colas en los bancos. Allí no hay mercados abarrotados y tampoco comercio informal, migrantes o un transporte tugurizado.

El experto en salud pública Marco Almerí refirió a Perú21 que la principal ventaja de Suecia es que su población tiene una tasa muy baja de comorbilidad. “Esto quiere decir que la cantidad de diabéticos, hipertensos, tuberculosos, asmáticos, etc., es bajísima. Y además, el índice de masa corporal de la mayoría de suecos no supera los 30 puntos, es decir que no son obesos”, dijo.

MIRA: Greta Thunberg dona US$100.000 para luchar contra el coronavirus

Sin embargo, aseveró que, a pesar de esas ventajas, las cifras de COVID-19 en Suecia no son favorables. Con 10.2 millones de habitantes, el país tiene unos 3,000 casos y 320 fallecidos por millón de habitantes, mucho mayor a países como Noruega (40 muertos por millón) y Dinamarca (90), pero muy por debajo del Reino Unido (450), España (550) o Bélgica (740). Incluso Perú tiene una mejor tasa, con 53 muertos por millón. Empero, mientras en nuestro país con esas cifras el sistema de salud está casi rebalsado y los contagios siguen aumentando, en Suecia la curva de nuevos casos ya habría llegado a la etapa de meseta y los hospitales aún tienen el 30% de camas disponibles en cuidados intensivos. A diferencia de ello, Perú y el resto de países aún deben enfrentar un posible rebrote de contagios por el desconfinamiento.

People keep distance as they wait at a bus stop in cenral Stockholm, Sweden, on April 20, 2020, to avoid the spread of the coronavirus (Covid-19). Sweden OUT
 / AFP / TT NEWS AGENCY / TT News Agency / ALI LORESTANI
People keep distance as they wait at a bus stop in cenral Stockholm, Sweden, on April 20, 2020, to avoid the spread of the coronavirus (Covid-19). Sweden OUT / AFP / TT NEWS AGENCY / TT News Agency / ALI LORESTANI

Ante la cantidad de muertes, médicos, virólogos e investigadores suecos firmaron una crítica colectiva, acusando a las autoridades de irresponsables, pero para su sorpresa el modelo ha sido reconocido por la OMS, que lo puso como ejemplo de la “nueva normalidad” sin confinamiento.

Con la poca información que existe sobre el COVID-19, los científicos están divididos sobre la validez de la estrategia. Las proyecciones indicaban que el ratio de casos por millón llegaría a 2,800 personas, lo cual ya ha sido sobrepasado. Por ello, el Gobierno no descarta un giro en la estrategia y aprobó un decreto que le permite dictar el confinamiento en cualquier momento.

MIRA: Detectan coronavirus en semen de pacientes y se abre debate sobre transmisión por vía sexual

Pero Johan Giesecke, la mayor eminencia de Suecia en epidemiología, insiste en la necesidad de generar la inmunidad de rebaño, pues dice que finalmente “todos se contagiarán del virus”. Y agrega que la comparación de los resultados de cada estrategia recién podrá hacerse en un año.

TENGA EN CUENTA

- Suecia es el decimocuarto país del mundo con más muertos por coronavirus en el mundo y el octavo con más fallecidos per cápita.

- Sus vecinos Noruega y Finlandia, que tienen una estructura poblacional similar y han dictado confinamientos, solo tienen 201 y 190 fallecidos, respectivamente.

VIDEO RELACIONADO

Coronavirus en Suecia: Un país europeo sin cuarentena