Stephen Hawking en una imagen de abril último. (AP)
Stephen Hawking en una imagen de abril último. (AP)

El famoso científico británico dejó clara su postura a favor del para enfermos terminales, en una entrevista emitida hoy por la cadena BBC.

"Las personas que padecen una enfermedad terminal y sufren mucho dolor deberían tener el derecho de acabar con sus vidas, y aquellos que les ayuden no deberían ser perseguidos por la justicia", expresó.

El físico teórico y cosmólogo –cuyo cuerpo está paralizado por la habló con la cadena pública británica con motivo del estreno de Hawking, un documental sobre él que se estrenará el próximo viernes en los cines de su país.

Hawking recordó que en 1985, cuando escribía su célebre libro , contrajo una fuerte neumonía que lo obligó a pasar varias semanas en cuidados intensivos, conectado a un respirador artificial.

Su estado era tan precario que los médicos ofrecieron a su primera esposa, Jane, desconectarlo y dejarlo morir, pero ella se negó porque él nunca le había dado su autorización para tomar semejante decisión.

Por ello, Hawking consideró que "debe haber mecanismos de control para asegurar que la persona enferma genuinamente quiera acabar con su vida y no sea presionada u obligada a tomar esta decisión sin su consentimiento".

Pero si un enfermo terminal quiere poner fin a su vida, Hawking no tiene duda de que se debe respetar su decisión. "No dejamos que los animales sufran. Entonces, ¿por qué hacerlo con los seres humanos?", se preguntó.

La parálisis del astrofísico llegó hasta tal punto que ya solo puede comunicarse con movimientos de su mejilla captadas por un sensor de su ordenador.

Gracias a este mecanismo, elige palabras y frases sobre una pantalla que después pronuncia la famosa voz robótica del sintetizador de voz acoplado a su silla de ruedas.