Una australiana de 22 años sobrevivió a una caída en picada de más de 100 metros en los rápidos del río Zambeze, cerca de las cataratas Victoria, en , cuando se rompió el elástico con el que practicaba puenting.

Erin Langworthy intentó el salto desde un puente en la víspera de Año Nuevo, pero segundos después de lanzarse sobre el río, el elástico se rompió y la hizo caer estrepitosamente en el agua con los pies todavía atados.

Langworthy contó que perdió el conocimiento pero que el ruido de las cataratas, hacia las cuales la arrastraba la corriente, y la temperatura del agua la hicieron despertar.

La joven logró nadar hacia la orilla a pesar de las dificultades. "Fue bastante aterrador, porque en varias ocasiones la cuerda quedó atrapada entre las rocas y tuve que bucear para liberar la cuerda", dijo.

Sorprendentemente, la joven salió del agua solo con una fractura de clavícula y varios moretones en todo el cuerpo, lesiones que fueron tratadas en un hospital de Sudáfrica. Según sus propias palabras, "es un milagro que haya sobrevivido".

TAGS RELACIONADOS