(Reuters)
(Reuters)

El primer ministro de , , sobrevivió hoy a un atentado con en el centro de , dijeron medios estatales y activistas, en un momento en el que los insurgentes atacan el corazón de la capital en su lucha contra el presidente .

Seis personas murieron en la explosión, según indicó el , que fue la última de una serie de ataques rebeldes sobre blancos del Gobierno, incluido un bombardeo en diciembre en el que fue herido el ministro del Interior de Assad.

En el barrio de Mazzé, situado en el centroeste de Damasco y donde ocurrió el hecho, se encuentran numerosas embajadas, edificios gubernamentales y la sede de los servicios de espionaje.

El canal estatal Al Ikhbariya difundió después del atentado imágenes de Halaqi en una reunión de trabajo, lo que prueba que se encuentra sano y salvo, y citó declaraciones suyas.

Halki posee escaso poder, pero el ataque destaca la creciente capacidad de los rebeldes de apuntar a símbolos de la autoridad de Assad en una guerra civil en la que han muerto más de 70,000 personas, según Naciones Unidas.

Assad designó a Halki en agosto para reemplazar a Riyadh Hijab, quien desertó y escapó a la vecina pocas semanas después de un bombardeo en Damasco que provocó la muerte de cuatro de los asesores de seguridad más importantes del presidente.