Inspectores de la ONU durante la toma de muestras en las afueras de Damasco, a fines de agosto. (AP)
Inspectores de la ONU durante la toma de muestras en las afueras de Damasco, a fines de agosto. (AP)

En el marco de la guerra civil en Siria fue empleado en cinco ocasiones gas venenoso, incluso masivamente contra mujeres y niños, de acuerdo con un informe de Naciones Unidas difundido hoy.

Si bien el informe confirma la muerte de civiles por gas, calla sobre los responsables de estas acciones. En tanto, la oposición siria lucha no solo contra los ladrones de armas, sino también contra los rumores de que uno de sus generales, Salim Idriss, huyó.

El régimen del presidente sirio , por su parte, liberó a 366 presos de la prisión central de Alepo, en el norte del país, informó hoy la agencia de noticias estatal Sana. La medida es "un gesto humanitario" en vistas del sostenido cerco de la prisión por parte de los rebeldes.

El informe final de la misión de la entregado por el profesor sueco al secretario general de Naciones Unidas, , no deja dudas de que en agosto, varias localidades fueron atacadas con el gas nervioso sarín.

En otros cuatro casos los expertos creen que se empleó gas, aunque no pueden confirmarlo sin lugar a dudas. En otros dos lugares bajo sospecha no se encontraron pruebas.

En el informe de 82 páginas no dice sin embargo quién fue responsable de los ataques. Los expertos de la ONU tampoco tenían un mandato como para establecer la responsabilidad. El régimen de Assad y los rebeldes se acusan mutuamente.

De acuerdo con el reporte, en el ataque en , cerca de Damasco, hubo también niños entre los alrededor de 1,400 muertos. El presidente estadounidense, Barack Obama, había considerado por ello un ataque militar contra el gobierno de Al Assad. Expertos de la administración estadounidense concluyeron que debido a las circunstancias, probablemente habían sido responsables las tropas del mandatario sirio.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas () se manifestó profundamente preocupada por el informe.

"Esto subraya nuevamente la necesidad de una eliminación inmediata de todas las armas químicas y los químicos correspondientes de Siria", dijo el director general de OPAQ Ahmet Üzümcü en La Haya.