Siria se sumó oficialmente a la convención de la ONU. (AP)
Siria se sumó oficialmente a la convención de la ONU. (AP)

La Convención para la Prohibición de las Armas Químicas entró hoy en vigor en Siria, que se ha convertido en el estado 190 de la organización, y donde hay una misión de del régimen de Bashar al Asad.

Un portavoz de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) señaló que este lunes marca el ingreso formal de Siria a la convención, aunque en las últimas semanas ya se había progresado y se había empezado a aplicar técnicamente.

Sobre el terreno, la entrada en vigor no afectará al equipo de expertos de la OPAQ y de la ONU que está en Siria.

La fuente recordó que fue el régimen de Damasco el que solicitó su ingreso en la OPAQ y pidió que se aceleraran los trámites para hacerlo.

La misión de expertos llegó al territorio sirio el pasado 1 de octubre para verificar y destruir las armas químicas en poder del régimen.

El equipo ha comenzado ya a desmantelar ese arsenal y ha visitado 20 lugares en Siria.

La Convención para la Destrucción de Armas Químicas establece que sus Estados parte, en este caso Siria, son responsables de la seguridad de los investigadores de la OPAQ, como también de los costes de la destrucción del armamento.

El desarme químico se produce en el marco del acuerdo alcanzado en septiembre entre Moscú y Washington para evitar una intervención militar estadounidense en Siria, tras el ataque con armas químicas del pasado 21 de agosto contra barrios de la periferia de la capital siria, que causó más de mil muertos.

El viernes pasado, el Comité Nobel de Noruega anunció que la de la Paz 2013, por sus "amplios esfuerzos para eliminar" los arsenales químicos y como impulso a su papel en el conflicto de Siria.