Siria no suscribió el convenio internacional que prohíbe su uso. (AP)
Siria no suscribió el convenio internacional que prohíbe su uso. (AP)

Siria admitió este lunes que posee armas químicas y biológicas, y aunque aseguró que no serán utilizadas "durante la actual crisis", advirtió que solo las empleará "en caso de agresión extranjera".

Así lo dijo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Damasco, Jihad al Maqdisi, quien irrumpió en el debate que se desarrolla en Israel y EEUU sobre el uso que podría dar dicho país a las armas de destrucción masiva que posee el régimen de Bashar al Assad.

Siria no suscribió el convenio internacional que prohíbe el uso, la producción y el almacenamiento de las armas químicas adoptado en París en 1992.

Fuentes diplomáticas creen que el pronuciamiento el vocero sirio es conciliador, no solo porque promete no utilizarlas en la guerra civil sino porque asegura que "están almacenadas y custodiadas por las fuerzas armadas sirias", es decir, que no corren el riesgo de perderse.

Maqdissi advirtió además de que potencias extranjeras podrían proporcionar armas no convencionales a "grupos terroristas" que actúan en Siria, con el objetivo sería "golpear al sistema político sirio mediante el uso de bombas o minas con sustancias biológicas que explotarían en algún pueblo para después poder acusar a las fuerzas sirias de ser las responsables".

PIDEN RENUNCIALa Liga de Estados Árabes, que agrupa a 22 naciones, exhortó al presidente Bashar al Assad a renunciar a su cargo para facilitar una salida pacífica al clima de enfrentamientos armados entre los opositores y su régimen.

Los miembros de este grupo reunidos en Doha para tratar la situación de Siria, acordaron la exhortación, informó el primer ministro de Qatar, el jeque Ben Hamad al Thani Jassam. "Hubo un acuerdo sobre una renuncia rápida del presidente Bashar al Assad para una salida segura", dijo.