Inspectores de la ONU salieron hoy de Siria tras seis días de trabajo. (AFP)
Inspectores de la ONU salieron hoy de Siria tras seis días de trabajo. (AFP)

El ministro de Asuntos Exteriores sirio, , aseguró hoy ante la que su Gobierno acepta acudir a una conferencia de paz en Ginebra (Suiza) "sin precondiciones" para resolver la "guerra contra el terrorismo" en su país y una vez que cesen "todas las hostilidades" contra Siria.

"El cese de las políticas agresivas contra Siria es el primer paso hacia una solución en mi país. Cualquier solución política, en vista del continuo apoyo al terrorismo, ya sea supliendo armas, financiado o entrenando, es una mera ilusión y equívoco", dijo el canciller ante pleno de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Mualem afirmó que lo que está ocurriendo en su país "no es una guerra civil sino una guerra contra el terrorismo" en la que están involucrados insurgentes relacionados con que "comen corazones humanos, descuartizan vivas a sus víctimas y envían los miembros a sus familiares".

Tras denunciar que los rebeles lanzaron un ataque químico en , acusó a EEUU de impedir que expertos de la ONU investigaran quién utilizó las armas químicas.

En otro momento, prometió que su país cumplirá con sus compromisos adquiridos con su adhesión a la Convención sobre Armas Químicas.

Siria se compromete a la "plena implementación" de la normativa de la convención tras adherirse a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (), que se hará efectiva a mediados de octubre, indicó el ministro, que reafirmó las por el presidente en una entrevista con la emisora italiana Rai News24.

En tanto, la ONU confirmó que su equipo de inspectores ya abandonó Siria después de seis días investigando el resto de "denuncias creíbles" sobre el uso de armas químicas en ese país desde que estalló el conflicto hace dos años y medio.

"Los inspectores del profesor Ake Sellstrom han puesto fin a su trabajo en Siria después de seis días de investigación y ahora han entrado en la última fase en la que completarán su informe final", afirmó el portavoz de la ONU, Martin Nesirky.

El portavoz confirmó que la misión de expertos "no visitó" sobre el terreno la localidad de Jan Al Asad, en la provincia de Alepo, donde el régimen de Assad denunció un ataque químico de los rebeldes en marzo pasado.