(AP)
(AP)

La presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, prometió una "dura respuesta" a un eventual ataque norcoreano, en plena tensión entre y la de combate de Estados Unidos para ejercicios militares.

La dirigente conservadora surcoreana ordenó al Ejército "responder con fuerza en la etapa inicial, sin tener en cuenta consideraciones políticas" en caso de "cualquier provocación" contra ciudadanos o territorio de Corea del Sur.

El contundente tono de la jefa de Estado y el envío de aviones de combate F-22 Raptor por parte de EEUU a territorio surcoreano contrastan con el ambiente de tranquilidad en las calles de Seúl y el resto de país, e incluso en el complejo conjunto de Kaesong situado en Corea del Norte.

Park, que hace poco más de un mes se convirtió en , remarcó hoy la importancia de "proteger al pueblo de las amenazas" norcoreanas en una reunión con el ministro de Defensa, Kim Kwan-jin, quien presentó un informe del plan de emergencia de "disuasión activa" del Ejército.