Sarkozy y Hollande van a la segunda vuelta el 6 de mayo. (Reuters)
Sarkozy y Hollande van a la segunda vuelta el 6 de mayo. (Reuters)

El presidente francés, , descartó cualquier acuerdo con el Frente Nacional de extrema derecha de , respaldado por casi un quinto de los votantes en la primera vuelta presidencial, para darles puestos en un gabinete o ayudarlos a ganar escaños en el Parlamento.

Una encuesta de opinión mostró que dos tercios de los partidarios de Sarkozy quiere que el mandatario forje una alianza con el Frente Nacional después de que Le Pen lograra un 17,9% el domingo, convirtiendo a sus 6,4 millones de partidarios en clave para el balotaje del 6 de mayo.

"No habrá pacto con el Frente Nacional", dijo a la radio , agregando que había demasiados temas en que no estaban de acuerdo. Sarkozy usó un acto de campaña en la región de Alsacia, un bastión de la derecha, para dirigirse a los votantes del Frente Nacional citando los valores de la "Francia que trabaja", la familia, el cristianismo y el patriotismo.

El candidato socialista a la presidencia de Francia, , también descartó nombrar como ministro a algún representante del Frente Nacional en caso de vencer en la segunda y definitiva vuelta de los comicios.

Hollande dijo a la cadena de televisión que no haría concesiones a la extrema derecha, pero aseguró que quería demostrar que entendió el miedo y la ira de los votantes sobre el cierre de fábricas.

"He oído la ira. Veo a los trabajadores que se preguntan sobre el futuro de sus puestos de trabajo (…) que expresan su malestar votando a favor de Marine Le Pen", dijo Hollande.