Unas *22 personas se salvaron de morir al refugiarse por más de dos horas en una bóveda *durante el .

La sucursal del banco Tinker Federal Credit Union () de Moore, el suburbio más dañado por el desastre, quedó totalmente destruida. Solo la pequeña caja fuerte, con puerta de acero y paredes de concreto, se mantuvo a salvo.

Los 14 empleados y ocho clientes, incluyendo a un niño de 10 años y varias personas mayores, que se resguardaron en la bóveda salieron ilesas.

Según recoge la , Dena Clark, una de las sobrevivientes, contó que mientras realizaba sus diligencias en el banco se encendieron las sirenas de alerta y el empleado de la ventanilla le dijo inmediatamente que debían entrar a la caja fuerte.

El banco afirmó en un que los empleados tomaron tal decisión "siguiendo los procedimientos de seguridad establecidos" en los que la bóveda es un lugar seguro contra tormentas. El TFCU compartió la historia en su y agradeció a sus empleados por el esfuerzo.