Un grupo de activistas del colectivo feminista , de Ucrania, llegó hasta el Parlamento de Bulgaria para protestar contra la violencia hacia la mujer, el maltrato animal, y el tráfico de personas.

Lo curioso es que tres de las manifestantes paralizaron el centro de Sofía al reclamar en topless y con guantes de box, frente a los curiosos, la prensa, y las autoridades que les pedían retirarse.