Cuando se desencadenó la Segunda Guerra Mundial, primero se integró a la resistencia holandesa para después hacerlo en el MI6, servicios de inteligencia exterior británicos. (Fuente: AFP)
Cuando se desencadenó la Segunda Guerra Mundial, primero se integró a la resistencia holandesa para después hacerlo en el MI6, servicios de inteligencia exterior británicos. (Fuente: AFP)

El británico George Blake, un famoso agente doble, espía por cuenta de la KGB antes de pasar al Este, era uno de los últimos testigos vivos del despiadado enfrentamiento entre soviéticos y Occidente durante la Guerra Fría. Murió hoy a los 98 años en , reportaron AFP, The Guardian y El País de España.

Su importancia radica en que suministró centenares de nombres de agentes de inteligencia a la KGB, brazo armado del espionaje soviético. Además, era el último sobreviviente de una generación de agentes dobles británicos que dejaron una gran huella en su época.

Nacido en 1922 con el nombre de George Behar en los Países Bajos, de madre holandesa y padre egipcio-británico, el futuro espía tuvo en principio una vida disipada que lo llevó a instalarse en El Cairo.

MIRA: Estados Unidos acusa a Rusia de orquestar una campaña de desinformación sobre el coronavirus

A pesar de ser un agente doble, Blake siempre negó haber sido un traidor, más bien, argumentaba que trabajaba teniendo “la mente dividida”. “Todos nosotros luchábamos por lo mismo, por una sociedad más justa y por una idea que sigue siendo muy noble, aunque en esta etapa de la historia humana resulta inalcanzable”, dijo a la televisión estadounidense en 1997.

“Blake era un profesional brillante, dotado de una vitalidad y coraje particulares (...) Durante años de difícil y arduo trabajo, hizo una contribución realmente invalorable para garantizar la paridad estratégica y mantener la paz en el planeta. El recuerdo brillante de este hombre legendario quedará para siempre en nuestros corazones”, señaló el presidente de Rusia, en un comunicado, según AFP.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, aseguró que Blake integra una "constelación de personas fuertes y valientes, brillantes profesionales". (Fuente: EFE)
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, aseguró que Blake integra una "constelación de personas fuertes y valientes, brillantes profesionales". (Fuente: EFE)

OFRECE SUS SERVICIOS A LOS SOVIÉTICOS

Se desencadenó la Segunda Guerra Mundial a fines de la década de 1930. Para entonces, Blake se integró a la resistencia holandesa y a la década siguiente ingresó al servicio de inteligencia exterior británico, MI6. Su primer destino de trabajo fue Seúl (antes, capital de la República de Corea; hoy, de Corea del Sur).

Años después, el espía neerlandés fue apresado por los norcoreanos durante la guerra en la península asiática. A partir de ese episodio, ofreció sus servicios a los soviéticos por decisión propia, según comentó Blake en vida, pues sentía que había sido testigo de bombardeos estadounidenses sobre poblaciones civiles durante el conflicto.

“Asistí a los implacables bombardeos de las pequeñas aldeas coreanas por la aviación de Estados Unidos. Los muertos fueron mujeres, niños y ancianos. Nosotros mismos pudimos haber sido las víctimas. Aquello me hizo sentir una gran vergüenza (…) sentí que estaba en el lado equivocado”, dijo a la cadena de televisión estadounidense PBS en 1999.

George Blake fue liberado por Corea del Norte en 1953. (Fuente: Captura/El País/Bettmann Archive)
George Blake fue liberado por Corea del Norte en 1953. (Fuente: Captura/El País/Bettmann Archive)

Ya libre, de regreso a Londres como agente doble con servicios para la KGB, concreta su primer gran golpe: revela a la agencia de inteligencia rusa la existencia de un túnel secreto en Berlín utilizado para espiar a los soviéticos. Poco a poco, se convierte en un manantial de información para sus superiores.

Curiosamente, por entonces, Blake se casa con una ciudadana inglesa y tiene tres hijos, pero su esposa desconocía su doble vida. Ya en la antigua URSS se divorcia y vuelve a contraer matrimonio con otra mujer. Fue cuando, también, cambia su identidad a Georgi Ivánovich.


LOS AGENTES QUE EXPUSO FUERON EJECUTADOS

Luego, la familia se muda a Berlín, donde Blake delató a 500 y 600 agentes británicos destacados en Alemania. Se desconoce cuál fue la suerte de esos agentes, pero Blake asegura que no fueron asesinados por la KGB. “Les decía: les daré esta información bajo la condición de que me prometan que no serán ejecutados”, dijo Blake, según AFP.

Por su parte, según indica The Guardian, algunos de los agentes que el espía expuso fueron ejecutados a causa de su “traición”, asimismo, el medio lo denomina como “uno de los agentes dobles más notorios de la época”.

Imprudencia tras imprudencia, va cayendo en una red. Un agente doble polaco finalmente lo denuncia. Así, Blake admite ser espía a sueldo de los soviéticos y es condenado a 42 años de prisión en una audiencia de juicio a puerta cerrada. Pasa un promedio de cinco años en la cárcel de Wormwood Scrubs, en Londres.

En 1966, escapa de la prisión gracias a una escala de cuerda y a sus compañeros de celda (un ladrón irlandés y dos activistas antinucleares). Según El País de España, uno de los hechos que refleja a este personaje como una leyenda fue su salida de Reino Unido en la maletera de un carro y haber cruzado así el canal de la Mancha en dirección al Este.

George Blake firma uno de sus libros en su presentación en Moscú. Escribió tres textos que fueron publicados en 1990 y 1995. (Fuente: EFE)
George Blake firma uno de sus libros en su presentación en Moscú. Escribió tres textos que fueron publicados en 1990 y 1995. (Fuente: EFE)

UN HÉROE PARA MOSCÚ

Luego de su fuga, en Moscú lo aclamaron como un héroe. La KGB le concede el grado de coronel y le brinda un cómodo apartamento en pleno centro de la capital de Rusia.

Tras su divorcio, había sido condecorado con la Orden Lenin, informó El País. Acabó su carrera profesional como usualmente se estilaba en la agencia de inteligencia: dando clases a los principiantes de agentes en la academia de espionaje de la KGB.

AFP acota que la carrera de Blake se distingue de los también agentes dobles conocidos como “Los Cinco de Cambridge”, colegas de familia socialmente acomodada que formaban parte de la red de exalumnos de una famosa universidad británica. Ellos habían sido captados en la década de 1930 por la NKVD soviética, antecesora de la KGB.

Cuando cumplió 85 años en 2007, fue nuevamente galardonado con la Orden de la Amistad por el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

VIDEO RECOMENDADO

Llegan las primeras vacunas contra la COVID-19 a Renania

TE PUEDE INTERESAR


TAGS RELACIONADOS