El canciller ruso Serguei Lavrov. (AFP)
El canciller ruso Serguei Lavrov. (AFP)

Rusia llamó a Siria a poner su arsenal químico bajo control internacional para evitar un ataque occidental y espera una respuesta rápida de Damasco al respecto, declaró hoy el canciller ruso, Serguei Lavrov.

"Llamamos a los dirigentes sirios no solo a aceptar poner su arsenal de armas químicas bajo control internacional y a continuación destruirlo, sino también a unirse plenamente a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas" de la ONU (OPAQ), instó Lavrov, quien dijo esperar una respuesta "rápida y positiva" de Damasco que permita evitar un ataque occidental a Siria.

El ministro apoyó así la oferta que le hizo hoy al régimen de Bashar al Assad el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, quien aseguró en Londres que EEUU no atacará Siria si Damasco entrega antes de la próxima semana todas sus armas químicas.

Lavrov hizo su declaración poco después de reunirse hoy con su colega sirio, Walid Muallem, cuando ambos se mostraron confiados en que, pese a la gravedad de la situación, aún hay margen para un arreglo político al conflicto sirio, aunque advirtieron de que una intervención militar exterior podría arruinar esa posibilidad.