Luna, la bebé estadounidense que nació con una extraña lesión cutánea en el rostro, cuya forma era similar a la de la ‘máscara de Batman’, hoy tiene una nueva esperanza para recuperar la de su rostro.

Su madre, Carol Fenner, relató que la afección de su hija se trata de un ‘nevus melanocítico congénito gigante’, un tumor de pigmento oscuro que puede desarrollar melanoma y melanocitosis neuricutánea, por lo que debía ser retirado en el acto.

Investigando, Fenner, de 36 años, descubrió que los procedimientos aptos en los Estados Unidos serían muy traumáticos para la menor, quien a penas tiene ocho meses de nacida.

Sin embargo, investigando llegó al docto Pavel Popov, un médico ruso que le ofreció a la mujer una terapia no invasiva para Luna. El costo y el riesgo eran altos, pero se arriesgó.

La niña fue tratada en Krasnodar, Rusia y salió con éxito de su primera operación, en la que le retiraron parte del tumor ubicado en la frente. Su próxima operación será en enero del próximo año. En total, según los médicos, serán ocho intervenciones a lo largo de los meses.