(AFP)
(AFP)

El satélite biológico ruso , que hace un mes viajó al espacio con un centenar de animales a bordo, regresó el domingo pasado a la con la mitad de la tripulación muerta.

Según explicaron los expertos, 45 ratones (más de la mitad de los que estaban en la nave) y los ocho (pequeños roedores) de que formaban parte del experimento murieron durante la misión espacial.

Vladimir Sytchov, miembro del Instituto de Problemas Biomédicos y encargado del programa, dijo de todos modos que el experimento había sido un éxito. Pero informó, en declaraciones a la agencia Interfax, que no todos los animales habían sobrevivido.

"Todos los lagartos están vivos. Hemos recuperado (vivos) la mitad de los ratones. Desgraciadamente perdimos a todos los jerbos a causa de un problema técnico", explicó.

La nave también transportaba huevos de peces, microorganismos, semillas y plantas.