Opositores de Assad marchan en Daraa y muestran restos de explosivos. (Reuters)
Opositores de Assad marchan en Daraa y muestran restos de explosivos. (Reuters)

El ministro de Relaciones Exteriores ruso defendió la venta de armas a Siria y acusó a Estados Unidos de suministrar armamento a los rebeldes que luchan contra el Gobierno del presidente Bashar al Assad.

La secretaria de EEUU, Hillary Clinton, dijo ayer que Washington sospechaba que Rusia estaba y calificó como "manifiestamente falsos" los argumentos de Moscú de que sus transferencias de armas al Gobierno sirio no tenían relación con el conflicto que se vive en el país.

"No estamos violando ninguna ley internacional al cumplir con estos contratos", dijo en respuesta a una pregunta sobre la venta de armas a Siria en una conferencia de prensa en Teherán transmitida en la televisión estatal iraní.

"Ellos (Estados Unidos) están suministrando armas a la oposición siria que pueden usarse en los enfrentamientos contra el Gobierno de Damasco", agregó, hablando a través de un intérprete.

Rusia es uno de los principales defensores de Siria en la arena diplomática, y como miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas con poder de veto ha obstaculizado los intentos de las potencias occidentales para presionar por la renuncia de Assad.

Lavrov dijo que la posición de Rusia estaba basada en la preocupación por el pueblo sirio y por la integridad del país, más que por una simpatía personal por Assad.