La Sputnik V.I.D.A. le debe su nombre al acrónimo Vacuna de Inmunización para el Desarrollo Argentino. (Foto: AFP)
La Sputnik V.I.D.A. le debe su nombre al acrónimo Vacuna de Inmunización para el Desarrollo Argentino. (Foto: AFP)

y Rusia tienen un acuerdo para combatir la pandemia de coronavirus a través de la producción de los primeros lotes de prueba de la vacuna Sputnik V contra la en una planta ubicada en Pilar, Provincia de Buenos Aires.

En el convenio firmado por Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) y el laboratorio de capitales nacionales Richmond se estipula que las vacunas tendrán el mismo nombre y los mismos componentes originales rusos, por lo tanto, el nombre que tendrán las dosis que se fabricará en Argentina será Sputnik V.I.D.A.

MIRA: EE.UU. acumula 571.109 muertes por COVID-19 con 962 decesos en últimas 24 horas

Sputnik V.I.D.A. se llamará así por el acrónimo Vacuna de Inmunización para el Desarrollo Argentino y constituye la primera experiencia en Latinoamérica de la elaboración de la Sputnik V con una de tasa de efectividad del 97.36%, según un ensayo publicado en la revista médica The Lancet en marzo.

La vacuna rusa Sputnik V demostró tener una alta seguridad y eficacia. (Foto: AFP)
La vacuna rusa Sputnik V demostró tener una alta seguridad y eficacia. (Foto: AFP)

Asimismo, los efectos adversos de la vacuna rusa son leves. Se presentan con dolor en el sitio de aplicación, cefalea, fiebre baja y mialgias. Menos del 1% de los casos pueden presentar síntomas gastrointestinales y reacción alérgica en distintos grados.

Su eficacia ante nuevas variantes se ha comprobado a través de estudio realizado por el Centro Gamaleya en Rusia que mostró que la vacuna está funcionando “contra las nuevas mutaciones del coronavirus, incluidas las cepas de coronavirus del Reino Unido y Sudáfrica”, explicó Denis Logunov, subdirector del centro, que desarrolló Sputnik V al medio argentino Infobae.

Producción en Argentina

El presidente de Laboratorios Richmond, Marcelo Figueiras, afirmó que el proyecto de la producción local de la vacuna Sputnik V será en dos etapas. “Para la primera etapa el principio activo llegará desde Moscú y se terminará la formulación, el filtrado y el envasado de los frascos, es decir, la parte final de proceso, aquí en Laboratorios Richmond”.

(Foto: AFP)
(Foto: AFP)

Mientras que la segunda etapa se llevará a cabo dentro de un año y medio con el termino de la construcción de una planta para fabricar los componentes. Así, Argentina tendrá todo el ciclo de fabricación de la vacuna rusa.

“En la etapa final, con la construcción de la planta nueva, se completa la cadena de valor con el fermentado. Y más para atrás con la transferencia de la cadena celular. A partir de allí se obtiene la independencia total del producto, pagando los derechos de producción”, aclaró Figueiras.

Por su parte, el país recibirá en mayo el principio activo desde Rusia que, “nos posibilitará iniciar la producción local de la vacuna con 1 millón de dosis mensuales. Y esperamos que a fin de junio podamos llegar a 5 millones mensuales, que es la capacidad de nuestra planta”, afirmó el empresario.

Control de calidad

Hasta ahora, el laboratorio argentino Richmond fabricó 21,000 dosis y una parte de ellas se envió a Rusia para ser testadas por los científicos del Instituto Gamaleya, creadores de la inoculación.

Conicet señaló que una sola dosis de la vacuna fabricada en Rusia genera anticuerpos específicos en el 94% de los vacunados a los 21 días de haber recibido la primera dosis. (Foto: AFP)
Conicet señaló que una sola dosis de la vacuna fabricada en Rusia genera anticuerpos específicos en el 94% de los vacunados a los 21 días de haber recibido la primera dosis. (Foto: AFP)

“No se mandan las 21,176 dosis, sino que se manda una muestra. Se producen tres lotes consecutivos para poder certificar el proceso de producción, que es muy importante, y de esos lotes se sacan muestras del componente uno y del componente dos, y se envían ya congeladas”, detalló la asesora presidencial Cecilia Nicolini, que viajó a Rusia junto al ministro de Economía, Martín Guzmán, y Figueiras.

Un trabajador de salud aplica una dosis de la vacuna Sputnik V contra COVID-19 a un anciano en Ezeiza, a las afueras de Buenos Aires. (Foto: AFP)
Un trabajador de salud aplica una dosis de la vacuna Sputnik V contra COVID-19 a un anciano en Ezeiza, a las afueras de Buenos Aires. (Foto: AFP)

Con el último vuelo de Aerolíneas Argentinas esta semana con otras 800,000 dosis del componente 1 de la Sputnik V, Argentina ya recibió un total de 8′932,600 dosis de las diferentes vacunas que se están aplicando en el país. Más de 5 millones corresponden a la vacuna rusa.

Esquemas de vacunación

Un estudio del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (Conicet), señaló que una sola dosis de la vacuna fabricada en Rusia genera anticuerpos específicos en el 94% de los vacunados a los 21 días de haber recibido la primera dosis y en el 100% de los inmunizados con las dos.

Por este motivo, la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn) recomendó que se priorice la aplicación de la primera dosis a la población de alto riesgo, mayores de 60, difiriendo la segunda dosis hasta 12 semanas, ya que esa demora no afectaría significativamente la eficacia.

Una sola dosis de la vacuna fabricada en Rusia genera anticuerpos específicos en el 94% de los vacunados a los 21 días de haber recibido la primera dosis. (Foto: EFE/GEORGI LICOVSKI).
Una sola dosis de la vacuna fabricada en Rusia genera anticuerpos específicos en el 94% de los vacunados a los 21 días de haber recibido la primera dosis. (Foto: EFE/GEORGI LICOVSKI).

Asimismo, la fórmula rusa puede distribuirse en forma liofilizada (seca), lo que requiere una refrigeración común, entre 2 °C y 8 °C.

La vacuna producida en Argentina podrá luego ser exportada a otros países de América Central y América Latina.

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR