Sigue actualizado en nuestra APP

Activista feminista busca que se penalice la apertura de piernas de hombres en transportes públicos

Como parte de una campaña para erradicar esta costumbre, la joven vertió agua con lejía sobre las entrepiernas de varios hombres que estaban sentados con las piernas abiertas en el metro de San Petersburgo .

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Anna Dovgaliuk, activista de San Petersburgo (Rusia ), ha llamado la atención del mundo tras la publicación de un video, con el cual busca la penalización del 'manspreading', apertura de piernas de los hombre en los servicios de transporte público. 

De acuerdo a la feminista, esta costumbre de los varones es "una grave falta de respeto para todos los pasajeros y se trata de una hábito machista que debe ser erradicado".

"Es extremadamente importante para mí llamar la atención de las personas hacia este tema, para provocar una discusión y, en consecuencia, la creación de normas legislativas que penalicen el 'manspreading', porque se trata de una falta de respeto público hacia las mujeres y niños y es una vergüenza para la sociedad", señaló en su grabación.

En el video,  Dovgaliuk vierte agua con lejía sobre las entrepiernas de los hombres que están sentados con las piernas abiertas en el metro de San Petersburgo.

Según la activista, esta medida la aplicó a 70 varones y adelantó que realizará la misma campaña en las ciudades de Moscú y Kazán. 

REACCIONES

Tras la publicación del video, varios cibernautas masculinos se mostraron indignados y aseguraron que la postura de piernas abiertas se debe a la fisiología propia de los hombres. 

¿MONTAJE?
Por otro lado, otros usuarios de YouTube aseguran que la grabación fue escenificada y que solo busca que la activista tenga popularidad en Internet. 

Además Stanislav Kudrín, uno de los hombres que fue rociado en el metro, utilizó su cuenta de la redes sociales para afirmar que todo se trató de un montaje. 

"Nos echaron agua encima. Además, el que estaba durmiendo con la capucha también era yo. Claro que es una escenificación. Esa sensación, cuando llegas a la filmación con dos pantalones extra, y te vas con un salario", escribió.

Por su parte, Dovgaliuk —en conversación con The Village— arremetió contra Kudrín y desmintió su versión. "Para ser sincera, no recuerdo a todos a los que rocié. Creo que el hombre no pierde el tiempo y quiere promocionarse. O tal vez solo esté avergonzado, pero solo son mis conjeturas", respondió.

Tags Relacionados:

Rusia

Ir a portada