Santorum en apuros ante un sonriente Romney, postal del debate en Arizona. (AP)
Santorum en apuros ante un sonriente Romney, postal del debate en Arizona. (AP)

está recuperando el puesto de favorito en la carrera republicana con vistas a las elecciones presidenciales en Estados Unidos tras su sólida aparición en un agitado debate en Arizona, en el que protagonizó acaloradas discusiones con su mayor rival, .

Un agresivo Romney puso a Santorum a la defensiva en varios ocasiones durante un debate realizado la noche del miércoles para la cadena CNN, atacando a su rival, un ultraconservador en materias sociales, por apoyar programas que significaron grandes gastos gubernamentales.

"Usted distorsiona la realidad. No sabe ni lo que dice", le dijo Santorum a Romney, bastante afectado cuando éste mencionó que, durante su mandato en el Senado, los gastos aumentaron 80% en el presupuesto federal.

La discusión siguió cuando acusó a Santorum de haber votado para salvar un puente "a ninguna parte". Ron Paul, otro de los candidatos, se sumó a estas críticas y lo calificó como "un engaño", a lo que el exsenador solo atinó a responder airado: "Soy real, soy real".

Romney consiguió una pequeña ventaja en un sondeo publicado el miércoles en Michigan, que al igual que celebrará unas primarias el 28 de febrero. Hace una semana, Santorum tenía una ventaja de dos dígitos sobre su rival en la carrera por .

El ritmo de la carrera republicana se acelerará en marzo, cuando 22 estados celebren primarias, 10 de ellos en el "Súper Martes" del 6 de marzo. "Este debate le dará algo de impulso a Romney antes de las primarias de Michigan," comentó el estratega republicano Ron Bonjean.

"Santorum claramente lo pasó mal teniendo que disculparse y explicar tantas de sus votaciones (en el Congreso)", agregó.

"Siempre hay una excusa", dijo de las explicaciones de Santorum su rival Ron Paul. "Ese es el problema con Washington (el Congreso)", agregó.

Santorum, un exsenador de , es el último candidato que desafía seriamente a Romney en su carrera por la nominación republicana para enfrentarse al demócrata en las elecciones del 6 de noviembre.