También es resistido por sector más conservador del partido por su inclinación de centro. (AP)
También es resistido por sector más conservador del partido por su inclinación de centro. (AP)

El aspirante a la candidatura republicana regresó a su gira de campaña hoy, con la esperanza de reactivar su ambición presidencial luego de evitar por escaso margen una humillante derrota frente a en , su estado natal.

Romney logró una importante victoria en la primaria presidencial de ayer, pero su ventaja fue de apenas 3% en el estado donde creció y donde su padre fue gobernador en la década de 1960.

El exgobernador de también alcanzó un fácil triunfo en la primaria de , pero toda la atención se centraba en Michigan, donde Santorum, exsenador por Pensilvania conocido por su férreo conservadurismo religioso, había representado una inesperada amenaza. "No ganamos por mucho, pero ganamos lo suficiente y eso es todo lo que cuenta", dijo a sus seguidores.

Los resultados alcanzaron para aliviar la preocupación en torno a la capacidad de Romney de ganarse a la base republicana conservadora y recuperar su puesto como favorito en la carrera por la nominación para enfrentar al presidente demócrata, , en la elección general del 6 de noviembre.

Pero el estrecho margen en su estado natal lo dejó bajo una intensa presión de cara al "Súper Martes" de la próxima semana, donde 10 estados de todo el país celebran primarias. "Hace un mes, no sabíamos quiénes éramos. Ahora lo saben", dijo Santorum a sus seguidores anoche.

Romney se dirigió hoy a , uno de los estados más importantes del Súper Martes, para asistir a un acto en Toledo y a una reunión en el ayuntamiento de Bexley por la tarde. Santorum viajó a , que también vota el martes, para cumplir con actos de campaña en Powell y Knoxville.

Romney, que tiene una fortuna personal de US$250 millones, es un exejecutivo de capitales privados que subraya su experiencia de Gobierno y su formación como empresario para presentarse como el mejor candidato para dirigir un país que aún sufre los efectos de la recesión.

Sus colaboradores dijeron que piensa insistir con ese mensaje. Aún tiene problemas para conectarse con los votantes de la clase trabajadora y es resistido por el sector más conservador del partido por su inclinación de centro durante su mandato en Massachusetts hace seis años.

"Vamos a ganar algunos, vamos a perder algunos. Pero esta es una campaña diseñada para perdurar y tiene la estructura y la organización no sólo para ganar la nominación, sino para derrotar al presidente Obama en noviembre", afirmó un colaborador de Romney.