Una multitud esperaba al Papa en Río de Janeiro. (AFP)
Una multitud esperaba al Papa en Río de Janeiro. (AFP)

El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, descartó cualquier conflicto durante las manifestaciones convocadas por algunos grupos en coincidencia con la visita que el papa Francisco inicia hoy a Brasil, y afirmó que el pontífice está "totalmente seguro" en la ciudad.

"El Papa es un líder religioso mundial y una figura muy apreciada no solo por los católicos sino también por quienes profesan otras religiones, por eso no tememos que surjan conflictos", aseguró el alcalde este lunes en una rueda de prensa.

Paes señaló que el propio Papa, por su sencillez y por ser una persona que se sale de la agenda oficial para poder acercarse a las personas y conversar, sabrá ganarse el respeto de quienes se manifiesten por cualquier motivo.

"Por su simplicidad y por su informalidad va a ganarse la ciudad. Río de Janeiro tendrá la cara del Papa una semana", declaró.

Igualmente, aseguró que las autoridades no tienen ningún temor sobre la seguridad del pontífice en Río de Janeiro, ciudad en la que Francisco participará de la Jornada Mundial de la Juventud desde mañana hasta el próximo domingo.

"El papa sabe que la ciudad va a acogerlo muy bien. Las manifestaciones son cosas normales, nadie teme por eso", afirmó.