Kameyama (Getty Images)
Kameyama (Getty Images)

Keishi Kameyama era un magnate del entretenimiento para adultos en Japón cuyo éxito con otras empresas emergentes lo convirtieron en una de las personas más ricas de su país. Pero hoy es reconocido como un gurú de Internet.

Luego de años difíciles con créditos bancarios rechazados y acuerdos de negocios congelados, Kameyama optó por ir posicionándose en Internet inicialmente con la pornografía. Con medios en constante evolución y su imperio tecnológico de ventas en línea reconocido en todo el mundo, nada puede ser mejor: DMM.com, es reconocido en todo su país como una historia de éxito, informa Bloomberg.

Alcanzó la cima del éxito con diversas empresas (Getty Images)
Alcanzó la cima del éxito con diversas empresas (Getty Images)

Pese a su pasado en la industria pornográfica, ahora es llamado por la Universidad Keio, una de las más prestigiosa de Japón, para dar charlas de su éxito y el apoyo que viene brindando a emprendedores emergentes.

Quizá parezca extraño que un operador y distribuidor de material pornográfico en línea haya ganado semejante aceptación pública, pero Japón siempre ha tenido una suerte de tolerancia con respecto a la pornografía.

Además, Kameyama ha desarrollado una diversa cartera de negocios que en la actualidad incluyen una plataforma de negociación de divisas, videojuegos, una escuela de inglés online, entre otros. El año pasado, la pornografía representó menos de un tercio de las ventas de US$1,700 millones de su grupo de empresas.

Luego de la pornografía, creó otras empresas dedicadas a la venta en Internet de bienes y servicios (Referencial/Getty Images)
Luego de la pornografía, creó otras empresas dedicadas a la venta en Internet de bienes y servicios (Referencial/Getty Images)

“Siempre estamos probando cosas nuevas, y la gente piensa ‘Si trabajas allí, van a pasar cosas interesantes’. Es como pensar: ¿qué hará ahora, lanzar un cohete?", comenta Kameyama en una entrevista en la que analiza la compleja ética del negocio que lo hizo millonario.

Keishi Kameyama es un hombre de 56 años, casado y con dos hijos, que viste sencillamente y va al trabajo en bicicleta. Para ser el dueño de DMM y tener un patrimonio calculado en US$3.500 millones, no llama mucho la atención.