Audrey Doering y Gracie Rainsberry ya están juntas. (Captura)
Audrey Doering y Gracie Rainsberry ya están juntas. (Captura)

Los reencuentros siempre son experiencias emocionantes. Y son momentos especialmente felices para las personas gemelas.

Es el caso de dos hermanas que fueron separadas al nacer para ser dadas en adopción en China. Ambas volvieron a sonreír y a llorar juntas 10 años después.

Ambas fueron afortunadas al convertirse en las nuevas hijas de familias estadounidenses. No sabían que eran dos, que la una y la otra tenía su gemela.

Audrey Doering vivió con su familia en Wisconsin, y Gracie Rainsberry en el estado de Washington.

El poder de Facebook

Jennifer Doering es la madre de Audrey y fue quien descubrió que su hija podría tener una hermana cuando investigaba el pasado de la niña.

Doering solo quería sorprender a su hija con algo que la relacionara a sus orígenes. Incluso pidió ayuda a un investigador privado en ese país, quien la sorprendió luego con una fotografía de la progenitora con dos bebés.

"Tan pronto tuve esa foto me desesperé por saber quién era ese otro bebé", contó. Tras obtener más pistas, y con ayuda de Facebook, logró localizar a Nicole Rainsberry, la madre adoptiva de la otra pequeña.

"Fue difícil procesar todo esto (…) Era tan extraño mirar a una bebé que se parecía a Gracie, pero sabiendo que no era Gracie", señaló Rainsberry, citada por el .

Las familias hicieron una prueba de ADN y el resultado fue positivo. Eran hermanas, y el encuentro no se realizó hasta que todos se sintieran preparados.

Solo hablaron por videollamadas para conocerse más. Descubrieron, sin embargo, que tenían muchos gustos similares.

El encuentro definitivo se realizó el último miércoles en el programa Good Morning America, de la cadena ABC.

Las lágrimas de felicidad fueron incontenibles. Ahora estaban completas.

"Parecía que nos faltaba algo, pero ahora está completo", refirió Audrey Doering.

Mira el programa: