Donald Trump y Barack Obama se reunieron luego de la victoria del magnate sobre Hillary Clinton. (AFP)
Donald Trump y Barack Obama se reunieron luego de la victoria del magnate sobre Hillary Clinton. (AFP)

El 2016 será recordado como el año de inesperados resultados en diversos comicios en el mundo. Como el caso de las elecciones presidenciales estadounidenses, en las que , con el lema "hagamos EE.UU. grande de nuevo", fue elegido ganador luego de una campaña polémica, misógina y xenófoba que venció en las primarias del Partido Republicano y, luego, en la presidencial del 8 de noviembre, contra la experimentada política del Partido Demócrata Hillary Clinton.

El 5 de enero, tras 17 de años de estar bajo el control del chavismo, el Congreso de Venezuela inició sus funciones teniendo como mayoría a miembros de la oposición reunida en la Mesa de la Unidad Democrática. Pese a ello, las propuestas legislativas dirigidas a destituir al presidente Nicolás Maduro y liberar a presos políticos no lograron materializarse porque son vetadas por el mandatario y por el Tribunal Supremo de Justicia. Por otro lado, el 21 de febrero, el 51% de bolivianos rechazó, por referéndum, una reforma constitucional impulsada por el Gobierno de Evo Morales para que pueda postular al cargo por cuarta vez. Pese a su derrota, Morales, en el poder desde 2006, anunció, el 17 de diciembre pasado, que volverá a postular a un cuarto mandato presidencial. Asimismo, el 7 de noviembre, los nicaragüenses volvieron a elegir con el 71.3% de los votos a Daniel Ortega como su presidente y a su esposa como vicepresidenta.

Además, el 23 de junio, los ciudadanos del Reino Unido votaron por su permanencia o salida de la Unión Europea. Pese a lo que indicaban las encuestas, el Brexit fue el vencedor con el 52% de los votos. Finalmente, el 29 de noviembre, tras diez meses de estancamiento político y estando cerca de la celebración de terceras elecciones en el año, el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, fue reelegido presidente del Ejecutivo de España.

Escándalos políticos

Líderes políticos formaron parte de escándalos que mermaron la credibilidad en su gestión. El más sonado ocurrió el 31 de agosto: la destitución de Dilma Rousseff de la Presidencia de Brasil tras ser encontrada culpable de violar normas fiscales que le permitieron maquillar el déficit presupuestal.

Asimismo, su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, fue denunciado por los delitos de corrupción y lavado de activos por beneficiar a empresas constructoras vinculadas al caso Petrobras. Odebrecht, una de las empresas vinculadas a esta red, reveló el 21 de diciembre que pagó 788 millones de dólares de coimas en 12 países (incluyendo Perú) para asegurar proyectos de construcción.

El 13 de diciembre, la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, fue suspendida por el Congreso tras acusaciones de tráfico de influencias y corrupción. Y el 21 de agosto, se reveló que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, plagió parte de su tesis. La Universidad Panamericana lo confirmó.