El presidente de y candidato a la reelección, , pidió este jueves a sus partidarios que lo respalden masivamente en los comicios del domingo para hacer irreversible la revolución que impulsa desde el Gobierno, durante un mitin que cerró su campaña en Quito.

"Vamos a derrotar en las urnas a los conspiradores para hacer irreversible la revolución ciudadana", dijo Correa con voz ronca ante miles de simpatizantes en La Michelena, un populoso sector del sur de la capital.

"Apóyenme para poder seguir cambiando el país", agregó el mandatario, favorito para ser reelegido hasta 2017 en primera vuelta .

Correa es uno de los pocos presidentes que ha logrado estabilizar a una nación que ha tenido a siete presidentes de 1997 a 2007. En esos años, además, se derrocaron tres mandatarios: Abdalá Bucaram (1997), Jamil Mahuad (2000) y Lucio Gutiérrez (2003).

Vestido con una camisa verde, el color de su movimiento , el gobernante señaló que "todos estamos de paso, todos somos necesarios, desde el presidente hasta el más sencillo trabajador", pero "nadie debe ser imprescindible".

"Mañana este compañero no estará aquí y tiene que avanzar la revolución ciudadana", anotó el jefe de Estado, quien ya anticipó que de ser reelecto no buscará un tercer mandato y se irá del país cuando deje el cargo para no perturbar a su sucesor.

La concentración oficialista se desarrolló en paralelo al cierre de campaña del opositor en la ciudad de Guayaquil.

El banquero, quien figura segundo en las encuestas, aunque lejos de Correa, reiteró que forzará un balotaje y que en él derrotará al jefe de Estado.

"Ya estamos en segunda vuelta, gracias Guayaquil", manifestó el aspirante de derecha, vestido con una impecable camisa blanca en un coliseo que se llenó en un 80% y estuvo adornado con globos de colores.

Lasso denunció que "esta ha sido una campaña electoral desigual", pero dijo que ha "sabido aguantar porque ya llega el otro Ecuador".