(Internet)
(Internet)

Los habitantes de una localidad de ya no soportan las bromas, las llamadas que reciben todos los días y que les roben las señales de tránsito. Todo esto debido al peculiar nombre del pueblo: Fucking.

Desde que los soldados estadoundienses y británicos descubrieron la pequeña villa al norte de Salzburgo durante la Segunda Guerra Mundial, los turistas no han parado de llegar al pueblo para tomarse una fotografía.

"Los visitantes alemanes quieren ver la casa de Mozart en Salzburgo. A italianos y rusos les gusta celebrar el Año Nuevo por estas tierras. Los japoneses, por su parte, buscan la villa donde nació Hitler, Braunau. Pero en el caso de muchos estadounidenses y británicos lo que están buscando es Fucking. Es una obsesión", señaló un guía local.

Además, los pobladores se quejan de que los visitantes arrancan los avisos con el nombre de la villa como souvenir o, en las noches, se toman fotos debajo de los letreros de Fucking mientras mantienen relaciones sexuales.

Aunque estos hechos puedan sonar divertidos, a los fuckingers, gentilicio de los residentes, no les hace ninguna gracia. De hecho, están promoviendo la instalación de cámaras para disuadir a los amantes nocturnos y una consulta popular para cambiar el nombre del poblado.

Hace algún tiempo, los cerca de 100 habitantes de la villa dijeron que no querían cambiar el nombre, debido a su larga e intensa historia que se remonta a mil años, pero ahora están pensando seriamente en cambiar de Fucking a Fugging.