(Reuters)
(Reuters)

Miles de personas que coreaban "es la hora del cambio" desafiaron hoy la victoria de en las , aunque en un número mucho menor que en las últimas semanas.

Los asistentes aprovecharon una soleada mañana en el centro de la capital rusa y ondearon banderas, pancartas y globos y llevaron cintas blancas, el símbolo de las protestas que comenzaron hace tres meses tras unas polémicas elecciones parlamentarias. Repitiendo lemas de anteriores convocatorias, gritaron "Rusia sin Putin".

"El camino sería largo y difícil, no será una lucha rápida, pero lo haremos todo. Rusia será libre, ¡Rusia exige el cambio!", gritó a la multitud el político liberal .

Pero la asistencia fue de 25,000 personas, según los organizadores, cerca de una cuarta parte de los aistentes a la última manifestación antes de las elecciones del 4 de marzo en las que Putin logró una victoria que le dio un tercer mandato de seis años como presidente. La Policía puso la cifra de asistentes en 10,000 y, según testigos independientes, fueron algo menos de 20,000.

Aunque observadores internacionales dicen que , vencendor con el 64% de los votos, los líderes de la oposición se han visto obligados a reconocerlo como vencedor por el margen de la victoria.