(Reuters)
(Reuters)

La revista económica Forbes reafirmó hoy la validez de su lista sobre las personas más ricas del mundo tras conocerse que un príncipe saudí demandó a la empresa en Londres por difamación, al considerar que subestimó su fortuna.

Según el príncipe Alwaleed bin Talal, la publicación le restó US$9,600 de sus arcas, pues lo colocó en el puesto 26 de la lista de las personas más ricas del planeta, con una fortuna de US$20,000 millones.

Pero el príncipe Saudí, con participaciones en numerosas empresas, ha insistido en que el valor de su patrimonio está en torno a US$30,000 millones.

Alwaleed presentó en el Tribunal Superior de Londres una demanda por difamación contra el director de la revista, Randall Lane, y dos periodistas, según unos documentos legales a los que el diario The Guardian dice haber tenido acceso.

"Forbes se reafirma en su artículo", señaló la publicación en un comunicado, en el que subraya también su sorpresa por el hecho de que la demanda se presente en Londres.

La capital británica es "una jurisdicción que no tiene nada que ver con nuestro reciente artículo que planteó cuestiones acerca de sus afirmaciones sobre su fortuna".

"La demanda del príncipe sería precisamente el tipo de turismo de la difamación que intenta frenar la ley de reforma de difamación aprobada recientemente en el Reino Unido", añadió Forbes, quien confió en que "el Tribunal Superior de Londres estará de acuerdo" con esta posición.