La Policía inglesa arrestó al hombre que se atrincheró en un negocio y comenzó a lanzar muebles, pantallas de ordenadores y papeles desde un quinto piso, lo que generó escenas de pánico en la zona de Tottenham, en Londres.

Algunos testigos indicaron que estaba armado, sin embargo la policía no confirmó esa información. Las autoridades tampoco aclararon si se produjo una toma de rehenes en la oficina ubicada en la Tottenham Court Road.

Según informa el diario on line Huffington Post, una testigo aseguró que el hombre tenía gasolina y amenazó con hacer explotar las oficinas, ubicadas muy cerca del diario. Otros testigos aseguran haber oído disparos.

De acuerdo con datos de la BBC, el hombre tiene 49 años y es un exempleado de una empresa que tenía sede en el edificio y con la que estaba en disputa.