La norma aún debe pasar por el Congreso y debe ser aprobada por el presidente nigeriano. (Internet)
La norma aún debe pasar por el Congreso y debe ser aprobada por el presidente nigeriano. (Internet)

(AI) urgió al Gobierno de Nigeria a que descarte el proyecto de ley que aprobó ayer el Senado del país, en el que se contempla hasta 14 años de prisión para los matrimonios homosexuales.

De aprobarse definitivamente la norma, que aún debe pasar por el Congreso y recibir el visto bueno del presidente nigeriano , "se estaría atacando derechos básicos y criminalizando las relaciones entre personas del mismo sexo", señaló la organización a través de un comunicado.

Además, la ley dicta penas de hasta 10 años de cárcel para los testigos de la unión matrimonial o para todo aquel que les asista en la ceremonia, con lo que la ley no sólo afectaría a los homosexuales, sino a un grupo mucho mayor de personas.

"La Cámara de Representantes debería mostrar liderazgo, apoyar los derechos de todos los nigerianos y rechazar este proyecto de ley", señaló Erwin van der Borght, director de AI para África.

"Si es aprobada, una amplia gama de personas correrían el riesgo de recibir sanciones criminales por ejercitar derechos básicos y oponerse a la discriminación", agregó Van der Borght.

Amnistía Internacional también mostró su preocupación porque el proyecto de ley se muestra contrario a los esfuerzos que realiza el Gobierno nigeriano para prevenir la transmisión del virus del sida, al estigmatizar aun más a los homosexuales.

La población de Nigeria alrededor de la mitad de ella es cristiana y la otra, musulmana es muy religiosa y concibe el matrimonio entre las personas del mismo sexo como un pecado.

Recientemente, el primer ministro británico, , a aquellos países que no respeten los derechos de los homosexuales, aunque hasta el momento ninguna nación africana ha reaccionado de forma positiva a la exigencia.

Más de treinta países en el continente africano cuentan con leyes que penalizan la homosexualidad, que es castigada con cárcel en muchos de ellos.