(Foto: Juan Barreto / AFP)
(Foto: Juan Barreto / AFP)

En poco más de una década, 110 medios de papel han dejado de circular en , recuerda el de . El periodismo digital ahora es una vía que al chavismo le resulta difícil controlar. No obstante, las amenazas continúan en la red. Portales web, iniciativas callejeras y nuevos formatos buscan seguir informando en medio de una crisis social y económica que solo se agrava día a día.

En periódico español relata dos hitos que simbolizan el declive de la libertad de expresión en Venezuela:

El primero: En 2007, un Hugo Chávez incómodo con la crítica ordenó cerrar RCTV (Radio Caracas Televisión), el canal que había iniciado la era de la televisión en el país.

El segundo: En 2021, Diosdado Cabello, número dos del chavismo, se se quedó este mes con la sede del periódico El Nacional, una institución cultural con 77 años de historia, tras un largo y cuestionado proceso judicial que acabó con el embargo del edificio.

MIRA: “El Chavo del 8”, Rubén Aguirre: cuáles eran los sobrenombres del profesor Jirafales

En los últimos años, se han reportado “decenas de emisoras cerradas, periodistas detenidos, agredidos, exilados y emigrantes, encarcelamiento de tuiteros, bloqueos de portales de noticias, cierres de más periódicos, compras de grandes cadenas de medios con su consecuente cambio de línea editorial a una a favor del Gobierno, la desaparición de las coberturas en vivo de noticias y la autocensura de los canales privados por la presión gubernamental”, acota El País.

“El chavismo, poco a poco, ha ido arrinconando al periodismo venezolano”, asevera la publicación. Pero se puede decir que el chavismo asfixia al periodismo debido a que no es fácil conseguir papel: la importación y venta del recurso es controlada por el Gobierno.

El Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS) señala que en este 2021 solo circulan 20 periódicos en Venezuela, “algunos solo de lunes a viernes, o cada dos días, o cuando pueden conseguir combustible para hacer una tirada y distribuirla. Hay 10 Estados del país donde ya no circula ninguno”.

En el exilio

El periodista Ewald Scharfenberg salió de Caracas en 2017 con poco equipaje y aún no ha vuelto. Todos le aconsejan que no lo haga, que se quede en Bogotá, Colombia, y que mantenga su portal de investigaciones desde ahí. Armando Info, el medio que fundó en 2014 junto a otros dos socios, publicó información sobre el empresario colombiano Alex Saab, presunto testaferro y operador económico del Gobierno de Nicolás Maduro, lo cual les valió varias demandas que podrían significar hasta seis años a la cárcel.

“Plataformas como la nuestra tienen un bloqueo casi permanente. En Twitter, de cada 10 personas que pueden dar clic a un enlace de nuestra página en Venezuela, solo una persona puede acceder. Hay muchos otros mecanismos de censura que lo que están buscando es intimidarte y desalentarte, a los que producimos información y los que la consumen”, señala Scharfenberg, quien estima que hay unos 500 periodistas venezolanos exiliados en Colombia.

Scharfenberg es afortunado, aún puede ejercer el periodismo. Muchos deben dejar la profesión y trabajar en cualquier cosa que les permita vivir dignamente.

Lee el artículo completo desde .

MIRA ESTE VIDEO

Suben los precios en Venezuela
La presión económica sobre Venezuela está creciendo. Desde que el presidente Nicolás Maduro llegara al poder en 2013, la economía se ha derrumbado en un 90 por null


TAGS RELACIONADOS