El nuevo presidente del Gobierno español, el socialista , prometió hoy su cargo ante el rey de , Felipe VI, en lugar de jurarlo y sin presencia de la Biblia y del crucifijo, como es tradicional en ese país.

El nuevo presidente del Gobierno español optó por esta fórmula, acordada por la Casa del Rey en julio de 2014, poco después de la proclamación de Felipe VI, para dar la opción a los altos cargos de jurar o prometer ante la Biblia y la cruz o sin ellas delante.

"Prometo, por mi conciencia y honor, cumplir fielmente con las obligaciones del cargo de presidente del Gobierno, con lealtad al rey, y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, así como mantener el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros", leyó Sánchez.

En la ceremonia, celebrada en el Palacio de la Zarzuela, también estuvo presente el jefe del Ejecutivo saliente, Mariano Rajoy, y las principales autoridades estatales.

Pedro Sánchez fue elegido el último viernes como nuevo presidente del Gobierno de España tras obtener el apoyo de la mayoría absoluta del Congreso a una histórica moción de censura con la que forzó la salida del poder del líder del Partido Popular.