Paul Rosolie fue tragado por una anaconda. (YouTube)

emitirá el próximo 7 de diciembre el documental Eaten Alive (Comido vivo), en el que un conocido aventurero, Paul Rosolie, fue tragado por una anaconda gigante.

El hombre buscó introducirse en el estómago del animal, por lo que se le diseñó un traje especial para respirar sin problemas al realizar el acto.

La producción del documental indicó que durante el experimento el traje estaba atado a un cable, que fue utilizado para el rescate de Rosolie después de ser tragado por la serpiente.

El aventurero aseguró en su que nunca ha hecho daño a los animales y que con este documental pretende contar solo qué se siente el ser víctima de un reptil de gran tamaño.