Los detractores de Pedro Sánchez en el partido Socialista ya no reconocen su autoridad. (Reuters)
Los detractores de Pedro Sánchez en el partido Socialista ya no reconocen su autoridad. (Reuters)

Han pasado más de nueve meses desde que , presidente del Partido Popular de , se mantiene en el cargo de presidente ejecutivo en calidad de interino, es decir, desempeñando temporalmente esta función.

El dilema es el siguiente: El Partido Socialista de España (PSOE), encabezado por Pedro Sánchez, quiere impedir que el Partido Popular de Rajoy, y carácter conservador, gobierne en minoría.

Pero por otro lado, al interior del PSOE, hay quienes apuestan por abstenerse en el Parlamento y permitir que Rajoy siga de presidente del ejecutivo.

Y eso no es todo. Este sábado, los socialistas españoles mantuvieron una tensa reunión en la que decidirán si Pedro Sánchez continúa en el cargo o no.

El dilema de los militantes

Esto debido a que el pasado 28 de setiembre 17 de los 35 miembros de la Ejecutiva Federal del PSOE presentaron oficialmente su dimisión para forzar la salida de Pedro Sánchez de la secretaría general.

El objetivo de esta estrategia es impedir que el comité federal someta a votación la convocatoria de un congreso exprés y de nuevas primarias para el próximo 23 de octubre.

Siendo así, los detractores de Sánchez ya no reconocen su autoridad, mientras que quienes lo apoyan tienen la esperanza de que los militantes lo revaliden en el cargo.

En caso de que prospere la idea de no convocar a primarias, Pedro Sánchez dijo el viernes que dimitiría. La opción que plantea el líder del PSOE es tratar de formar un Gobierno alternativo al de Mariano Rajoy, junto con 'las fuerzas del cambio'.

Sánchez podría dimitir

"No podría administrar una posición que no comparto", acotó el líder socialista, de 44 años, quien en 2014 fue el primer elegido directamente por la militancia.

En caso de persistir el bloqueo hasta el 31 de octubre, se disolverá el Parlamento y se convocarán nuevas elecciones legislativas en diciembre, las terceras en apenas un año, algo insólito en España y Europa.

Contexto

Presidente del Gobierno desde 2011, Mariano Rajoy ganó las legislativas de junio, pero con 137 diputados de los 350 del Parlamento, su Partido Popular quedó lejos de una mayoría necesaria para gobernar, por lo que le es necesaria al menos la abstención del PSOE para mantenerse en el poder.

Más información