La Asamblea Nacional venezolana, de mayoría oficialista, apoyó hoy la salida del país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos planteada por el presidente , que acusa al organismo de estar subordinado a los intereses de Estados Unidos.

"¡Por la patria y por Chávez!", lanzaron los diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela , en el poder, al aprobar una resolución de respaldo a la retirada de la CIDH por 91 votos a favor y 22 en contra tras una prolongada sesión que acabó esta madrugada.

La CIDH es un organismo "caduco y muerto. La CIDH a quién ha defendido? Quién defendió a en Honduras (en el golpe de 2009)? La CIDH no ha defendido los derechos de Latinoamérica", denunció el diputado oficialista Guido Ochoa.

El respaldo del oficialismo contrastó con las críticas de la oposición, que estimó que Venezuela no puede abandonar ese organismo con sede en Washington porque su condición de miembro está contemplada en la Constitución.

Los tratados internacionales relativos a los derechos humanos "tienen jerarquía constitucional y prevalecen en el orden interno. (…) Nuestra permanencia en este sistema está completamente blindada porque la Constitución no se puede cambiar durante este mandato", aseguró el diputado Abelardo Díaz.

Para este legislador, solo busca "tapar la ausencia presidencial, para que el pueblo no se dé cuenta", dijo, en alusión al alejamiento de la escena pública de Chávez, enfermo de cáncer y en Cuba desde el 1 de mayo para someterse a un tratamiento de radioterapia.

La evaluación de esa salida se la encomendó al , un nuevo órgano consultivo del gobierno cuya creación ha sido interpretada por analistas como un paso hacia una eventual transición.