Inundaciones por lluvias dejan más de 300 mil desplazados en Paraguay.(EFE)
Inundaciones por lluvias dejan más de 300 mil desplazados en Paraguay.(EFE)

Las lluvias no dan tregua en Paraguay, y en los últimos días han elevado a 300,000 el número de desplazados por las inundaciones y existe, además, la amenaza de la llegada del fenómeno El Niño, según dijo hoy , que las considera las más graves de la historia de Asunción.

Las nuevas lluvias empujaron hoy el nivel del río Paraguay hasta los 6.98 metros de altura en el puerto de Asunción, donde el pasado marzo sólo llegaba a un metro, según la Dirección de Meteorología e Hidrología.

Esa entidad pronostica que el caudal bajará en los próximos meses, pero que volverá a subir a finales de año, cuando prevé lluvias más intensas que lo normal debido a la probable influencia del fenómeno El Niño.

Los botes se han convertido en el único medio de transporte de muchas zonas de los bañados de la capital, los barrios bajos en la margen del río Paraguay ocupados por familias pobres en las últimas décadas.

La Secretaría de Emergencia Nacional de Paraguay (SEN) estimó el número de evacuados en algo más de 200,000 personas, unas 43 mil familias, el pasado 19 de junio. Sin embargo, desde entonces nuevas precipitaciones han provocado la salida de sus casas de otra ola de damnificados, que ahora suman 300,000 en todo el país, dijo hoy Cynthia Brizuela, consultora de educación de la Unicef..

Brizuela aseveró que se trata de la inundación más grave de la historia de Asunción, en términos de su impacto. "Es peor que la de 1983 por el hacinamiento. En ese año vivían en los bañados unas 3,000 familias, mientras que hoy en día son entre 15,000 y 16,000, explicó Brizuela.

Los aproximadamente 75,000 desplazados en Asunción se encuentran en los terrenos de dos cuarteles y un penal militar, con familiares, o repartidos en 91 nuevos asentamientos que ellos mismos han construido con lonas, chapas y maderas en calles y plazas.

A la Unicef le preocupa en particular la situación de los 180,000 menores que han tenido que salir de sus casas, pues considera que están expuestos a violencia intrafamiliar en los campamentos y a abusos incluso sexuales, además de sufrir un "altísimo estrés" por la situación, dijo Brizuela.

Un equipo de Naciones Unidas evalúa actualmente la situación en el país para preparar una respuesta común de todas las agencias de la organización, explicó Brizuela, quien dijo que solicitarán, entre el lunes y el martes, recursos de un fondo destinado a emergencias a nivel mundial.