[NOTA ACTUALIZADA 18:13]Los cuatro jóvenes mexicanos que fueron este martes portavoces de la juventud en México pidieron al "esperanza" ante las problemáticas que deben afrontar como la impunidad, la violencia, la falta de trabajo y el narcotráfico.

Francisco celebra en el estadio "José María Morelos y Pavon" de Morelia, la capital del Estado de Michoacán, un encuentro con 100.000 jóvenes en la cuarta jornada de su viaje a México.

En un ambiente festivo tras cantos y bailes, cuatro chicos se acercaron al sumo pontífice para mostrarle sus inquietudes.

Uno de los jóvenes presentó al papa el problema de la falta de oportunidades en el país. "Me duele compartir con usted que en diferentes puntos de país faltan oportunidades de preparación profesional y de trabajo. Algunos jóvenes somos atrapados por la desesperación y nos dejamos llevar por la avaricia, la corrupción y las promesas de una vida intensa y fácil, pero al margen de la legalidad", contó.

Denunció cómo "aumentan las víctimas del narcotráfico, la violencia, de las adicciones y la explotación de personas".

Y criticó que "muchas familias solo han podido llorar la pérdida de sus hijos, porque la impunidad ha dado alas a quienes secuestran, estafan y matan".

Y preguntó cómo lograr, a pesar de esto, "ser constructores de la paz". "Deseamos que nuestros seres queridos no sean afectados por la violencia. ¿Cuál sería el camino?", le preguntaron al papa Francisco.

Otro de los chicos lamentó que mientras muchos jóvenes pueden aspirar a una carrera profesional, a otros "el país no nos da la misma oportunidad".

Otro joven que se presentó ante el papa argentino le dijo que su visita representaba "un signo de aliento y luz para el caminar del pueblo mexicano".

[NOTA ACTUALIZADA 11:30]El papa Francisco urgió este martes a los religiosos mexicanos a no resignarse ante la violencia, el narcotráfico y la corrupción, en una misa celebrada en Michoacán, estado occidental aterrorizado durante años por el cártel pseudorreligioso Los Caballeros Templarios.

"¿Qué tentación nos puede venir de ambientes muchas veces dominados por la violencia, la corrupción, el tráfico de drogas?", preguntó el papa en una festiva misa ante millares de religiosos y seminaristas.

"Frente a esta realidad nos puede ganar una de las armas preferidas del demonio: la resignación", advirtió.

El papa Francisco oficia una misa y se reunirá con sacerdotes, religiosos y seminaristas en Morelia, capital del estado occidental de Michoacán, un estado que se ha visto afectada por la violencia del narcotráfico, donde dio inicio su cuarta jornada completa de su primer viaje por México.

El pontífice llegó a un estadio donde fue recibido entre ovaciones mientras daba una vuelta a la pista a bordo de un carrito de golf.

[NOTA ORIGINAL]El llega este martes al convulso estado de "Michoacán:http://peru21.pe/noticias-de-michoacan-28290, al oeste de , donde el cártel de Los Caballeros Templarios y su mesiánico líder aterrorizaron por años a la población hasta que grupos de autodefensas se levantaron en armas contra ellos.

Bajo una fuerte vigilancia policial, en el majestuoso centro colonial de la capital —Morelia— miembros de distintas órdenes religiosas esperan con júbilo la misa que el papa Francisco ofrecerá a la comunidad eclesiástica esta mañana, en su cuarto día de visita al país.

Con amenazas que incluso acabaron con la muerte, Michoacán es uno de los estados más peligrosos para los curas mexicanos, que no han escapado de la violencia de los cárteles de la droga. De hecho, al iniciar su recorrido por México, el papa Francisco pidió a las autoridades mexicanas que brinden "seguridad efectiva" a sus ciudadanos.

Y, aunque Morelia queda lejos de la denominada Tierra Caliente, en 2008 fue víctima de la violencia del crimen organizado con un atentado sin parangón: dos granadas estallaron en su abarrotada plaza principal en los festejos de la Independencia dejando ocho muertos.

La catedral del siglo XVII que visitará el papa Francisco en la tarde está a escasos pasos de ahí.