Papa Francisco lavó los pies a refugiados en Jueves Santo. (AFP)
Papa Francisco lavó los pies a refugiados en Jueves Santo. (AFP)

El arremetió este jueves contra los "fabricantes y traficantes de armas", a quienes culpo de ataques terroristas como el perpetrado en Bruselas porque, en su opinión, "quieren sangre, no la paz, quieren guerra y no la fraternidad".

"Hace tres días, un gesto de guerra, de destrucción, en una ciudad de Europa. Gente que no quiere vivir en paz. Pero detrás de ese gesto, como detrás de Judas, había otros (sujetos)", señaló el papa Francisco durante la ceremonia del lavado de pies del Jueves Santo.

El papa Francisco realizó el tradicional ritual previo a la Pascua en el que lava y besa los pies de 12 personas, 11 de las cuales eran refugiados (3 de ellos hombres musulmanes), para conmemorar el gesto de humildad de Jesús hacia sus apóstoles en la noche previa a su muerte.

"Tenemos diferentes culturas y religiones, pero somos hermanos y queremos vivir en paz", dijo el papa Francisco en la homilía, que celebró de forma improvisada en el patio de un centro de acogida de Castelnuovo di Porto, en las afueras de Roma.

El Vaticano dijo que iban a participar 4 mujeres y 8 hombres: una mujer católica de Italia que trabaja en el centro, 3 mujeres cristianas coptas de Eritrea, 4 hombres católicos de Nigeria, 3 hombres musulmanes de Mali, Siria y Pakistán y un hombre hindú de India.