El hizo un llamado a las fuerzas militares que se encuentran combatiendo en y exigió que se detengan los ataques en esta país de Medio Oriente.

"Llegan desde Siria noticias terribles, de bombardeos con decenas de víctimas de las cuales muchas son mujeres y niños", manifestó el Sumo Pontífice desde la Plaza San Pedro en .

Antes de este pronunciamiento, se supo que "la aviación siria bombardeó este domingo, por tercer día consecutivo, la ciudad de Duma, dejando decenas de civiles muertos", informó al agencia AFP.

El número de fallecidos de hoy —que aún es indeterminado— se suma a los 70 muertos que se registró el día sábado. Los socorristas que auxiliaron a los heridos y que rescataron los cadáveres alertaron que se había utilizado cloro en los bombardeos. Es decir, se presume de un ataque químico.

"Noticias de tantas personas afectadas por los efectos de sustancias químicas contenidas en las bombas", agregó el papa Francisco ante miles de fieles congregados en la plaza San Pedro.

Sin embargo, el gobierno sirio y Rusia, aliado de Damasco, negaron que haya habido bombardeos químicos.