El papa Francisco se encuentra en Filipinas. (AP)
El papa Francisco se encuentra en Filipinas. (AP)

El consideró que la libertad de expresión tiene límites y que no se puede ofender la religión de los demás en clara referencia al atentado en Francia contra la revista satírica .

"Tenemos la obligación de hablar abiertamente, de tener esta libertad, pero sin ofender", sostuvo el pontífice a su llegada a Filipinas, aunque también enfatizó que agredir o asesinar en nombre de Dios es una "aberración".

Francisco lamentó que haya "mucha gente que habla mal de otras religiones, que convierte en un juguete" el credo de los demás. "Cada religión tiene dignidad, cualquier religión que respeta la vida y la persona, y yo no puedo burlarme. Y este es un límite, explicó el papa.

"Es verdad que no se puede reaccionar violentamente, pero si Gasbarri (el papa aludió a uno de sus colaboradores junto a él en el avión), gran amigo, dice una mala palabra de mi mamá, puede esperarse un puñetazo. ¡Es normal!", aseguró.

Pero el papa Francisco luego aclaró que "es una obligación" decir lo que se piensa. "Si un senador o un político no dice lo que piensa, no colabora con el bien común", destacó el líder de la Iglesia católica.

El papa Francisco inició hoy una gira de cinco días en Filipinas –el país asiático con mayor población católica de Asia– tras .