La Basílica permaneció oscura al comienzo del servicio que presidió el Papa. (Reuters)
La Basílica permaneció oscura al comienzo del servicio que presidió el Papa. (Reuters)

Durante la misa solemne de vigila pascual en la Basílica de San Pedro, en el día más importante del calendario litúrgico, el Papa Benedicto XVI dijo que el avance tecnológico en ausencia de Dios y de valores morales significa una amenaza para el mundo.

La Basílica, la mayor iglesia de la Cristiandad, permaneció oscura al comienzo del servicio en representación de la oscuridad de la tumba de Jesús antes de lo que los cristianos creen que fue su resurrección de entre los muertos tres días después de su crucifixión.

Los cerca de 10 mil fieles en la Basílica encendieron velas mientras el papa se movía por el pasillo central sobre una plataforma con ruedas que usa para conservar su energía y posteriormente las luces de la Basílica fueron encendidas cuando alcanzó el altar principal.

Usando vestimentas de blanco y dorado en la misa –su último servicio sagrado antes del Domingo de Pascua–, el Papa Benedicto compuso su sermón alrededor del tema de la oscuridad y la luz.

"La oscuridad que presenta una amenaza real a la Humanidad, después de todo, es el hecho de que podemos ver e investigar cosas materiales tangibles, pero no podemos ver dónde va el mundo o de dónde viene, dónde va nuestra propia vida, qué es bueno y qué es malo", sostuvo.

"La oscuridad que envuelve a Dios y oscurece los valores es la verdadera amenaza a nuestra existencia y al mundo en general", agregó.

Reiterando uno de los temas centrales de su pontificado, Benedicto afirmó que el hombre muy a menudo se siente sobrecogido con la tecnología en vez de sentirse sobrecogido de Dios.

"Sin Dios y los valores morales, la diferencia entre el bien y el mal, permanecen en la oscuridad, entonces todas las otras 'luces' que colocan a nuestro alcance hazañas técnicas tan increíbles, no son solo avances, sino también peligros que nos colocan en peligro a nosotros y al mundo", manifestó.